1

Plan de negocios, por qué y para qué

¿A qué te suena el concepto “plan de negocios”? De seguro a algo que está solamente en la cabeza del principal responsable de una empresa u organización, aunque habrá también quienes opinen que se trata de un documento que se redacta por inercia para después dejarlo guardado en algún cajón.

Hoy en día existe mucha información sobre cómo hacer un plan de negocios, donde el común denominador radica en la importancia de presentarlo de una manera realista y mostrar siempre el entendimiento que se tiene del negocio con respecto a la industria, el mercado y su entorno en general.

En términos simples, dicho plan es una brújula que nos orientará hacia dónde queremos llegar, aunque actualmente debe entenderse como “el GPS de la organización”, porque no sólo nos muestra la ruta sino el tiempo en el cual llegaremos a nuestro destino como empresas.

Elaborar un plan de negocios permite a las pequeñas y medianas compañías establecer una distancia considerable y necesaria entre los cambios sin fundamento (ocurrencias) y las decisiones tomadas con base en la información y el análisis.

Dependiendo de las metas que se busque alcanzar, cada plan o estrategia de negocios puede tener distintos enfoques en su estructura: por ejemplo, para atraer inversionistas, para una posible expansión, para presentarlo ante instituciones financieras con el propósito de obtener apalancamiento o simple y sencillamente hay que desarrollarlo como parte de los objetivos de una empresa.

La puesta en marcha de un plan de negocios es un proceso que, más allá de ser una asignación, puede representar en verdad una mayor y mejor capacidad de comprensión de nuestras propias compañías; ayuda también a autodefinir nuestro negocio, a reconocer a nuestros competidores, así como los productos que éstos ofrecen y de qué manera lo hacen.

El plan de negocios nos apoya igualmente para saber lo que necesitamos producir o lo que debemos hacer para prestar servicios; es una valiosa herramienta que nos permite descubrir qué tan cerca están nuestros proveedores, cuánto vamos a asignar para publicidad, si vamos a contar con distribuidores y qué o cuántos recursos humanos necesitamos, y en el caso de que estemos por comprar o alquilar oficinas, por ejemplo, nos auxilia en el diseño de un esquema de crecimiento para llegar finalmente a la cuantificación y viabilidad financiera.

QUE NO QUEDE EN EL TINTERO

Para mucha gente que emprende negocios este plan no siempre se aterriza o se propone de una manera clara y simple en un documento; asimismo, hay planes que se echan a andar y que no siempre respetan lo proyectado desde un principio. Claro que las consecuencias en los 2 casos pueden ser terribles, pues al paso del tiempo todo ello se traduciría en problemas de liquidez, de capital o de sobrendeudamiento. En pocas palabras, la realidad es que aquellas empresas que operan sin un plan de negocios tienen más riesgos de fracasar.

Sea cual sea el tamaño de tu negocio o empresa, realiza siempre un plan de negocios; escríbelo, cuantifica los objetivos, planea, haz escenarios “con o sin…”, o de “qué pasa si…”; reserva un tiempo para planear y ten la certeza de que este esfuerzo lo llevan a cabo las grandes firmas trasnacionales, incluyendo bancos, constructoras, hoteles, empresas de tecnología y hasta los equipos profesionales de futbol.

Los expertos en la materia aseguran que tener una idea concreta del negocio, seguir unos cuantos pasos y conocer cuáles son los elementos principales de un plan de negocios es suficiente para comenzar con el pie derecho, pero debemos reconocer que no todos tenemos una visión general de lo que implica gestionar una empresa ni sabemos realizar resúmenes ejecutivos, estudios de mercado, evaluaciones financieras o llevar a cabo un buen análisis FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas).

Pero para los que no tienen tiempo, recursos humanos o presupuestos para desarrollar un plan de negocios siempre esta la opción de probar alguna de las tantas aplicaciones móviles que existen en el mercado o acceder a completas plataformas online. Hablamos desde herramientas gratuitas y elementales hasta aquellas que ofrecen planes básicos con la posibilidad de tener funcionalidades más completas por el pago de una cuota mensual que parte desde los 10 hasta los 60 dólares en promedio.

Para el mercado de habla hispana existen apps móviles o en línea como eBusinessplan, Bizplan, Enloop, Bplans, StratPad y Business Plan Premier, por ejemplo.

*** Por Ricardo García F., Gerente de Comunicación y Relaciones Públicas en HD Latinoamérica.

There are 1 comments

  1. Pingback: Más locura y menos plan de negocio = El nuevo esquema de PyME - Mundo PYME

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *