1

Criptext corrige equívocos en envío de emails

El software Criptext – desarrollado por Luis Loaiza – permite reducir el impacto del “error humano” en los envíos por error de correos electrónicos.

Vía MIT Technology Review 

Si alguna vez tuvo bajo su cargo personal trainee de ventas o ATC  quizás tuvo más de una noche en vela pensando en las consecuencias del envío de un correo importante… a la persona equivocada o a un montón de adicionales que no han debido recibir esta información.

Ambos son errores similares. Pero no son iguales y sus consecuencias, en cualquier caso, entrar en la categoría de “career killer” tanto para quien hizo el envío como (siempre injustamente) para su supervisor.

Ni hablar del impacto que puede tener en una startup, por ejemplo, igual una cotización con importante descuento al clentes equivocado… con el nombre equivocado. Una segura pérdida de cliente que se enteró que no merece un trato especial.

Estas situaciones, por desgracia, no son infrecuentes: el año pasado, un trabajador de Goldman Sachs cometió un error que expuso a su compañía a consecuencias legales millonarias. Debía enviar un informe que contenía nombres y números de cuenta de clientes a su jefe, pero se equivocó de destinatario. Su error suponía una violación de los derechos de confidencialidad que llegó a obligar a Google a borrar el correo electrónico de sus servidores por orden judicial.

Errores humanos como este suponen “la mayor brecha de seguridad en filtraciones de información confidencial”, afirma Luis Loaiza, cofundador de Criptext. Para salvar esta brecha, el joven innovador ha creado un software que actúa como intermediario entre los servidores de correo electrónico del emisor y sus receptores.

Muro de contención

Entre sus funciones, Criptext permite al emisor borrar el mensaje enviado en cualquier momento así como fijarle una fecha de caducidad predeterminada que hará desaparecer el mensaje cuando haya vencido.

El software se sincroniza con el servidor de correo electrónico para que el usuario solo tenga que activar el modo de envío seguro para disponer de las funcionalidades de Criptext. En este momento, en lugar de pasar del servidor emisor al receptor de forma directa, el mensaje se redirecciona al del software, donde se almacena de forma encriptada. Mientras, el receptor recibe un enlace que contiene la clave para acceder al mismo.

El contenido nunca llega a la bandeja de entrada del receptor sino que permanece alojado a medio camino. Si el emisor decide revocar el acceso al e-mail que envió, sólo tiene que indicarlo en su programa de correo electrónico. Esta acción envía un mensaje al servidor para que impida posteriores accesos a ese correo.
El joven ingeniero reconoce que ya hay en el mercado una solución similar a la que él ofrece, pero piensa que “a veces ser el primero no es tan bueno”. “Las herramientas existentes no son tan amigables para el usuario como Criptext”, explica.

Emprendedor

Innovar sin inventar

La solución desarrollada por Loaiza no necesita que el destinatario del mensaje se descargue ningún software para poder visualizarlo, a diferencia de las de la competencia. Ya que tan solo requiere seguir un enlace, se elimina una barrera de adopción que permite a los usuarios mantener la agilidad en sus procesos corporativos al tiempo que se incrementa el control y seguridad en los envíos.

Criptext está disponible desde mayo de este año como plug-in beta pública para usuarios de Gmail en el navegador Chrome. Los planes para el futuro inmediato consisten en lanzar un servicio similar para Outlook de Microsoft y un sistema para la implantación de correos corporativos.

Antes de desarrollar este software para e-mail, Loaiza creó una app de mensajería instantánea, también llamada Criptext, que ya disponía de la capacidad de eliminar un mensaje del dispositivo receptor.

Según el investigador del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas de México, Héctor Benítez, la idea de Loaiza es “interesante, está bien planteada y resuelve una necesidad actual”. Este miembro del jurado de los premios MIT Technology Review Innovadores menores de 35 Ecuador 2015 destaca que la solución propuesta “no amerita grandes recursos” sino más bien “una clara idea de cómo el mercado demanda un servicio especializado”.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *