1

Dinero, el enemigo oculto de muchas startups

La monetización no sólo es un reto para las startups. A veces el dinero mismo se convierte en un factor de riesgo para la operación.

Factory Pyme | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Solemos asociar a la llamada “enfermedad holandesa” con las economías dependientes de un sólo producto por lo cual cualquier emprendimiento o empresa con la misma vulnerabilidad podría calificar.

Sin embargo, la enfermedad holandesa está mas asociada a un exceso de dinero en una economía por algún efecto especulativo que genera una “burbuja” e impulsa la inflación.

Esto termina encareciendo el producto del cual necesitamos ganar cada vez más, terminando por matar a la gallina de los huevos de oro cuya historia es una buena metáfora de esta “enfermedad” económica.

Y estas condiciones de “desorden” propiciados por la “abundancia” de dinero pueden y han llevado a la muerte a centenares de miles de emprendimientos prometedores en el mundo.

Seguramente una startups pensará que prefiere morir de eso pero, en general, ocurre algo un poco peor: los fundadores acuerdan condiciones de financiamiento que le dan fondos para lograr un producto viable a costa de que… pierdan el control del dinero de su propia operación.

Y es que los financiamiento privados – mas bien sus condiciones – pueden suponer una versión post-industrial de la enfermedad holandesa con una falsa y efímera sensación de abundancia y prosperidad que suele ser irreal en las etapas tempranas de un proyecto de emprendimiento.

Ningún almuerzo es gratis

Lo cierto es que para los emprendedores que reciben fondos privados no financieros creyendo que esto le va a ahorrar las molestias de tratar con el gobierno suelen descubrir que los “intereses” de estos préstamos están escondidos en la letra pequeña.

Y es que, si e fundador no prestó atención, los anhelados recursos vienen con condiciones que pueden, inclusive, determinar la forma en que la empresa generará sus ingresos como, por ejemplo, comisiones a los usuarios.

Esto puede representar un cambio completo de la percepción y operación de la propuesta, convirtiendo al fundador el creador de un producto cuya gestión (y beneficio) los tiene otra persona o institución.

Es por eso que algunas aceleradoras – incubadoras son más populares que otra o que los emprendedores europeos han dado muestran importantes de preferir fondos públicos: para mantener el proyecto en sus manos, incluyendo la forma y tiempo de monetización.

Que le sirva de advertencia: revise en detalle las condiciones para recibir los fondos antes que el dinero sea el menor de sus problemas.

Inclusive, si puede, espere: suelen ser mejores las condiciones para los productos maduros que para las startups tempranas y – casi – sin presencia en el mercado. Como sea, evalúe todas sus opciones con MUCHO cuidado.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *