1

Si quiere emprender, estas barreras asesinan startups

Los Millennials pueden ser la mayor generación “entrepreneurs” de la historia pero otros documentaron antes lo que es emprender y sus barreras.

Con información del WEF 

Se nos ha dicho que los Millennials (nacidos a partir de 1980 y hasta el 2000) y las generaciones Y y Z que los suceden no sólo son las primeras generaciones de “nativos tecnológicos” de la humanidad sino, también, las que cuentan con un mayor número de emprendedores “per capita”.

Puesto que la tecnología también está amenazando con acabar con, al menos, una cuarta parte de las profesiones y empresas conocidas, esta “naturaleza” emprendedora ha sido aplaudida en todo el mundo.

No obstante, el que cada día haya más gente dispuesta a emprender no lo hace más fácil. Quizás – mas bien – sea todo lo contrario y, por estadística, el número neto de los que fracasan es cada vez mayor aunque los porcentajes sean estables.

Una cosa buena que nos dejan las startups que fallan en el camino es la enseñanza del por qué fracasan.

En México – uno de los más importantes polos de emprendimiento de la región – el instituto de estadísticas nacional – INEGI – no deja espacios para engaños: al menos el 35% de los negocios que se logren emprender… fallarán.

Eso es más que 1 de cada cuatro.

Veamos aquí DOS (02) de las razones por las que esto ocurre… en cualquier parte de la región. O del mundo.

1. Problemas entre socios

Ya hemos visto en otros momentos que las relaciones con los socios son críticas en los emprendimientos, en especial los tecnológicos.

Tanto es así que la mayoría de las incubadoras y aceleradoras demandan que, cuando se presenten proyectos, incluyan un equipo de TRES (03) “fundadores” cuyas competencias, destrezas y responsabilidades no se repitan.

Pero estas relaciones son similares a los matrimonios: cada persona puede cambiar su visión de lo que espera y dejar de tener un horizonte compartido de lo que espera obtener.

Es por eso que las condiciones de esta sociedad deben estar lo más claro posible desde el principio, incluso en la previsión de ruptura, para que haya la suficiente confianza y transparencia para funcionar sin sobresaltos, pase lo que pase.

Lo contrario puede echar por tierra el emprendimiento más próspero, para desgracia de los colaboradores, clientes y proveedores que logre en su camino (fallido) hacia el éxito.

Elegir socios que lo complementen con la misma energía para que nadie sienta que todo el peso del funcionamiento recae sobre un solo mortal será – sin duda – un buen comienzo.

2. Deudas

La tentación es grande, especialmente si el comienzo es bueno y ágil. Pero el tener cargas financieras debe mantenerse en los mínimos posibles, casi a nivel de una muy conservadora tarjeta corporativa que sirva para compensar los problemas transitorios de flujo de caja que cualquier empieza puede experimentar, especialmente en sus comienzos.

Y la palabra clave aquí es, precisamente, esa: COMIENZO. Hay que ir despacio y sin excederse por lo que endeudarse para cualquier cosa que no sea relevante para la operación es un lujo inadmisible.

Pero tampoco puede mantener la operación sólo con deuda: debe haber un planteamiento muy claro de cuando debería alcanzarse el punto de equilibrio y tomar todas las decisiones (y correcciones necesarias) para que este sea logrado. Mientras más pronto mejor.

Por otro lado, si realmente requiere de financiamiento, asegúrese la menor tasa posible: desde préstamos de familiares que no dependan de esto, hasta fondos públicos con tasas más bien simbólicas y, de preferencia, unos tres años de gracia para la instalación. Y no deje de considerar el crowdfunding que suele ser una opción más bien barata y con la ventaja de la exposición y el boca a boca.

Una de las formas de controlar a necesidad de capital (y endeudamiento) inicial es controlando los costos, en particular los que suelen multiplicarse y encarecerse: los de personal.

“Si en los inicios no puedes alimentar a tu equipo con 2 pizzas, es que es demasiado grande”, ha señalado en foros y mentoría el fundador de Amazon, Jeff Bezos.

Recuerde que, sii hablamos de emprender, deudas y personal, menos siempre es más.

Estos no son los únicos errores y barreras que ha que resolver y sortear. Pero revisarlos ya puede garantizar que supere el primer año. Por lo menos.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *