1

Un círculo virtuoso llamado Crowdfunding

Una de las ventajas de aprovechar las virtudes de la TI es que se puede recurrir al disruptivo modelo de financiamiento colectivo: el Crowdfunding.

Por David Iacobucci
Director de ventas de Level 3 en Chile

El poder de transformación de las TI no deja de sorprender. Además de mejorar procesos al interior de la organización y fortalecer la relación con el cliente, las TI están hoy transformando los mercados, facilitando la aparición de actores emergentes que, con disruptivos modelos de negocio, rápidamente quitan marketshare a los líderes tradicionales.

Uno de ellos es el mercado bancario y financiero, en donde las denominadas empresas FinTech (contracción de las palabras en inglés “finance” y “technology”) muestran su poder catalizador.

Vemos como el mercado de los bancos, de los seguros, y el de las finanzas, en general, es un mercado poco acostumbrado a los cambios. Sin embargo, las empresas FinTech y los servicios que ofrecen están obligando al sector tradicional a mirar con atención su disrupción, ya sea para competir con ellas, subcontratarlas e incluso invertir en estas startups.

Cabe destacar que las mismas han sabido hacer un uso innovador de la tecnología, aprovechando la Web, dispositivos de seguridad, marketplaces y los canales móviles para ofrecer productos y servicios que no habían sido cubiertos hasta ahora o bien que tenían barreras de acceso muy altas en las entidades tradicionales.

El FinTech combina el uso eficiente de las TI con la innovación. Sobresalen los pagos electrónicos efectuados a través de dispositivos móviles y las transferencias de dinero internacionales y, según datos del WEF (Word Economic Forum) y tiene varios subsectores de los cuales los principales son:

  • 27% (casi uno de tres) de las startups se dedica a préstamos de consumo.
  • 16% de las fintechs se dedica a préstamos para negocios.

Inclusión financiera

En este contexto el Crowdfunding – también conocido como “micromecenazgo” o “financiamento colectivo” en español – se ha posicionado como uno de los más llamativos y masivos modelos FinTech.

Y es que el mismo se trata de se trata de usar las ventajas que otorgan las plataformas electrónicas para hacer de puente entre alguien que requiere dinero para materializar una iniciativa y las personas dispuestas a poner ese dinero en pequeñas cantidades.

Existen dos tipos básicos de Crowdfunding:

  • El  “No financiero”, orientado a préstamos o donaciones para proyectos personales o impulsar ideas.
  • El “financiero”, el busca hacer posible o mejorar algún emprendimiento empresarial especialmente innovador a través de un préstamo. En estos casos el financiamiento puede conllevar alguna recompensa futura para los inversionistas en el caso de que el proyecto sea exitoso.

Según datos del Banco Mundial, la primera modalidad es más adecuada para desarrollar emprendimientos o probar prototipos de productos cubriendo necesidades de hasta US$50.000.

En cambio, desde esa cifra hasta el US$ 1.000.000 lo más apropiado es la segunda.
De esta manera, el Crowdfunding viene a “democratizar” el financiamiento o el acceso al crédito para muchas personas u organizaciones, fenómeno que se da especialmente en los países en vías de desarrollo.

En estas naciones es en donde el Banco Mundial prevé que en 2025 se llegue, en conjunto, a los US$96.000 millones en inversiones de este tipo.

En ascenso

Además, hay que considerar que las cifras más recientes disponibles según un estudio de Massolution, corresponden al 2015 y establecen que el Crowdfunding ya superó los US$ 34.400 millones a nivel mundial, siendo el área de negocios y emprendimiento la principal, con un 41,26% del total.

El modelo es tan exitoso que incluso este año, según los analistas, podría superar el financiamiento obtenido por iniciativas más tradicionales como el denominado venture capital o capital de riesgo.

Todo indica que seguirá aumentando su importancia mientras, a la vez, va ampliando su radio de acción.

Entre los factores que explican este florecimiento se cuentan la mayor madurez del Crowdfunding, el cual ya ha alcanzado nuevas regulaciones para facilitarlo a nivel internacional.

Al mismo tiempo, las nuevas generaciones son más proclives a invertir su dinero de manera mucho menos conservadora que las anteriores, por lo que los “millennials” han tomado protagonismo en este ámbito.

Vemos entonces como el Crodwfunding es un buen ejemplo de cómo las TI son capaces de cambiar las prácticas y modelos de negocio en poco tiempo.

En este caso, además, y a partir de la desintermediación que hacen entre las personas y los financistas – lo que redunda en créditos más blandos – hace a esta modalidad capaz, también, de crear un círculo virtuoso en el cual los innovadores pueden apoyar a otros innovadores emergentes de manera más veloz y eficiente.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *