1

Si estás en los 30, estás son 3 razones para que pienses en emprender

El mundo está lleno de historias que quienes deciden emprender después de su retiro. Pero, si estás en la década de los 30 tienes muchas ventajas.

Con información de Agenda WEF 

En el mundo moderno de la alta tecnología, a veces no es fácil saber cuáles son los mejores momentos para asumir o no el reto de emprender, más allá de la manera misma de hacerlo.

Después de todo, mientras la historia de los emprendimientos está llena de gente (otras generaciones) que espero hasta que sus hijos crecieron y se retiraron para hacer realidad su sueño de una pasada o restaurante, Silicon Valley tiene demasiadas historias de fundadores casi adolescentes.

Es claro que son decisiones de vida distintas, igual de válidas y respetables… pero con objetivos vitales y empresariales diferentes. Las expectativas y esperanzas son distintas.

Entonces, ¿cuál es la mejor edad para hacerlo? Por supuesto, eso depende de cada quien y de la magnitud de su proyecto así como de los recursos (no sólo dinero) con los que cuente.

Ya en otra parte hemos señalado que cualquier persona que desee emprender desde muy joven tiene cosas que ganar si se emplea por un tiempo para aprender lo que es un ambiente de trabajo y, con suerte, lo que es un buen jefe, entre otras cosas.

Veamos, sin embargo, TRES (03) razones por lo que, si está en la treintena y quiere emprender, no tiene por qué esperar:

1. Maneja la noción de disciplina

Alguien que está emprendiendo en su treintena probablemente ha tenido más de una experiencia laboral.

Por más ingrata que haya sido la misma, los especialistas coinciden en que las personas en esta década no tienen la tendencia a procastinar de los más jóvenes.

Además, el hecho de haber sido empleados le da tanto el valor de la independencia como como la disciplina para mantener rutinas estables y funcionales de trabajo.

2. Aprovechar mejor la tecnología para el trabajo

De nuevo, la experiencia adquirida después de concluir los estudios probablemente ha puesto a las personas en la treintena en contacto suficiente con la tecnología en el lugar de trabajo como para que pueda capitalizar exponencialmente las posibilidades de la misma.

Del mismo modo, las relaciones y networking desarrolladas con jefes, clientes, proveedores y colegas probablemente formaran parte de la estructura relacional de la nueva organización y constituirán parte importante de sus activos.

Inclusive, los emprendedores más jóvenes así como quienes llegan a esta edad con poca experiencia laboral deben recurrir a nuevos estudios o formar parte de asociaciones y ecosistemas para compensar especialmente el networking. Revise sus contactos: encuentre todo el valor que tienen.

3. Visión de largo plazo

No es poca cosa y tiene que ver con la disciplina: es el claro discernimiento de que se requiere trabajo, paciencia y dedicación para lograr el éxito y que el mismo no ocurrirá de un día para el otro,

De hecho, si así fuera, hay que preocuparse y tratar de no perder las perspectivas de que podemos están en una ola de moda y, por tanto, debemos monitorear el mercado para darnos cuenta del momento en que las corrientes cambien de dirección para, con suerte, hacer lo mismo.

Cualquier persona entre los 30 y 39 años puede entender que TRES, CUATRO, CINCO años de esfuerzos para consolidar un negocio no son demasiados. Para los más jóvenes, sin embargo, estos plazos pueden parecer mucho tiempo.

Recuerde que todos no nacimos para emprender. Pero, sobre todo, que no hay edad para rendirse si usted tiene un sueño, Si está en la treintena, tiene suficiente tiempo para hacerlo posible. No lo abandone: no es tarde todavía.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *