1

Tres consejos “de película” para emprendedores

No es necesario ver “La Red” o “Jobs” para obtener buenos consejos sobre qué hacer para que no naufraguemos en nuestro rol de emprendedores.

Factory Pyme | Por Elibeth Eduardo | @ely_e

Así como las biografías de grandes líderes empresariales y gerentes estuvieron de moda en losa años 90, el cine se ha encargado de recrear extensamente a los reyes de Silicon Valley en sus pantallas.

Y no sólo Hollywood: tanto NatGeo como de History Channel tienen con relativa frecuencia programas que nos recuerdan los grandes genios de la ciencia, la industria, la electrónica y los negocios. Incluyendo algunos “duelos” (no siempre amistosos) entre ellos.

Pero estas no son las únicas opciones. Cualquier film que tenga una historia de perseverancia, estrategia o sentido común puede ser útil para completar la batería de herramientas que todo emprendedor necesita.

Para muestra estas TRES (03) películas que vale la pena ver para blindar las bases de nuestro éxito.

1. El Diablo viste de Prada (2006)

Esta película basada en una novela del mismo nombre no sólo nos indica que ningún trabajo (ni inicio) es pequeño sino, además, que hacer la diferencia no depende de que parezca que una tara es “perfecta” para nosotros sino que la hagamos lo mejor posible:

• De forma honesta.
• Con perseverancia.
• Y mejor si la hacemos de manera original: como sólo nosotros podemos hacerlo.

Lo más importante, sin embargo, es que tengamos la capacidad de ver el precio que estamos pagando con nuestras elecciones y seamos capaces de dejar un proyecto, por prometedor que parezca, si creemos que no nos va a hacer feliz.

Lo que digan, piensen o crean los demás es irrelevante: somos nosotros la medida de nuestra vida.

2. The Blind Side (2009)

También basada en un libro de personajes y hechos reales, esta maravillosa película nos recuerda que la suerte nunca es desestimable en la vida por lo que hay que aprovechar al máximo cuando para nosotros brilla la buena fortuna: es un privilegio.

Pero, incluso en los momentos de mayor infortunio, es bueno tener presente que, si logramos sobrevivir para ver otro día, descubriremos que todo pasa, que se puede volver a empezar y que ser víctimas del destino o sobrevivientes de las peores condiciones posibles (resiliencia) es tanto una decisión personal como una destreza que se puede aprender.

Lo mejor, sin embargo, es entender el valor de los equipos: no podemos hacer todo solo y saber el rol que cada quien tiene en un equipo, familia o empresa es fundamental para el éxito colectivo.

3. Rocky Balboa (2006)

No importa que no haya visto toda la saga: pocos “cantos de cisne” pueden ser más aleccionadores que esta película.

Las enseñanzas que tienen para cualquier emprendedor son infinitas pero la fundamental es que siempre nos sentiremos exitosos si podemos hacer aquello que sentimos que nacimos para hacer. No trabajaremos ni un solo día en nuestras vidas si logramos eso.

Pero, sobre todo, Rocky Balboa nos enseña no sólo la importancia de competir dignamente por encima de ganar sino, también que saber QUE NO VAMOS A GANAR no significa que no podamos hacer algo para que sea importante o significativo.

Si llevar adelante un proyecto nos produce tanta o más satisfacción que el éxito del mismo la pregunta no es si deberíamos hacerlo.

La pregunta es: exactamente, ¿qué estamos esperando?

Como ya señalábamos en otro trabajo, hacer las preguntas correctas es una habilidad de filósofos que todos emprendedor y empresario debería tomar prestado. Esta películas nos responden preguntas que ni siquiera sabíamos que teníamos que hacernos.

Si ya las vio, no deje pasar la oportunidad de una reposición para apreciar esta nueva perspectiva. Y, si no, valore las lecciones que recibirá casi de gratis.

Que le aprovechen.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *