fbpx
1
nueva vivienda
 

Cómo planificar la construcción de una nueva vivienda

Los hábitos de vida han sido impactados por la pandemia. Muchas familias comienzan a valorar ciudades intermedias y espacios rurales para construir una nueva vivienda.

Constuir una nueva vivienda en el campo, y establecerla como residencia prinicpal es una tendencia al alza. Marcada por los constantes períodos de confinamiento obligatorio, la implantación del teletrabajo, la formación educativa online y una merma considerable en la oferta cultural y de entretenimiento, la vida urbanita comienza a perder atractivos.

España es un caso paradigmático de este cambio de tendencia. Acusada la despoblación de los espacios rurales, con 85 por ciento de la población concentrada en 10 por ciento de su territorio correspondiente a las principales capitales de provincia, desde el inicio de la pandemia viene acusando una escalada en la demanda de propiedades en ciudades y pueblos rurales que, al cierre de 2020, se acercó al promedio de 60%. La vida al aire libre y en contacto con la naturaleza se revaloriza como alternativa al confinamiento urbano. Este proceso ya comienza a dar sus propios signos en las grandes capitales de Latinoamérica como Bogotá o Ciudad de México.

Construir tu nueva casa en el campo

En estos escenarios, las familias comienzan a evaluar la posibilidad de invertir en la construcción de sus propias soluciones habitacionales. Bajo modalidades tradicionales, prefabricadas, o con tecnologías de vanguardia (sustentables y energéticamente autosuficientes), en países como España, se pueden llegar a proyectos construcción de una nueva vivienda que ronden en promedio los 150.000 euros, con la posibilidad de financiamiento que brindan instrumentos como las Hipotecas de Autoconstrucción.

Bien que se decida contratar servicios profesionales (siempre es lo más recomendable), o hacerse a la tarea de ir desarrollando el proyecto con sus propias manos mediando el alquiler de maquinarias de construcción, existen empresas como mhforklift que hacen posible el alquiler de maquinaria especializada para la construcción de infraestructuras, los expertos hipotecarios en materia de autoconstrucción recomiendan valorar las siguientes seis etapas la hora de arrancar un proyecto de construcción de viviendas.

  1. Elección del terreno. ¿Tienes ya un terreno propiedad en el que se puede construir una casa? Si es así, el primer paso es realizar el levantamiento topográfico y el estudio geotécnico.
  2. Proyecto del arquitecto. En este apartado se incluye el proyecto básico para tu vivienda, y posteriormente, el proyecto de ejecución de obra.
  3. Elección de la empresa constructora. Con el proyecto (planos y mediciones) elaborado por el arquitecto, podrás dirigirte a una o varias constructoras para solicitar presupuesto.
  4. Licencia de obra. Una vez visado el proyecto, y antes de comenzar a construir, tendrás que solicitar la licencia de obras al ayuntamiento correspondiente. Su precio y el tiempo que tardarán en otorgarla varían según municipios (desde 15 días a 3 meses, lo más habitual, hasta un año o más en aquellos ayuntamientos que acumulan retrasos en su concesión).
  5. La obra. Antes de empezar a construir, tendrás que solicitar la acometida provisional de la corriente eléctrica y suministro de agua de obra (puede hacerlo la propia constructora) y encargar la dirección de obra a un arquitecto y la dirección de la ejecución material a un arquitecto técnico. También es obligatorio contratar un seguro de responsabilidad civil de todo riesgo para la construcción. De media, una construcción de vivienda tradicional en España tiene una duración de 12 a 18 meses, sin contar el tiempo previo en obtener la licencia de obra ni el dedicado a hacer el proyecto.
  6. Documentación de la nueva vivienda. Una vez finalizada la construcción, tendrás que realizar una serie de trámites antes de poder mudarte a ella: pedir la licencia de primera ocupación en el ayuntamiento (para lo cual el arquitecto y aparejador tendrán que firmar primero el certificado de fin de obra y visarlo en su colegio profesional), escriturar la vivienda en el notario, darla de alta el Registro de la Propiedad y en Catastro, dar de alta los suministros, y pagar el impuesto correspondiente (IAJD) en la Hacienda de tu comunidad autónoma.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.