fbpx
1
 

Fraude, temporada de fiestas y los 5 consejos para evitar que se junten

El comercio electrónico sigue teniendo dos grandes amenazas, especialmente en la temporada de fiestas: el fraude y los problemas logísticos.

 

Aunque la pandemia de Covid-19 ha resultado la gran palanca del comercio electrónico también ha desnudado sus áreas de mejora.

Ahora que llega la  temporada de compras de fin de año 2021 – la segunda afectada por la pandemia – vuelven los fantasmas de las navidades pasadas a generar dudas en quienes han sido víctimas de los principales enemigos del eCommerce: el fraude y las fallas en las cadenas de entrega de productos (logística).

Los problemas en la cadena de suministro, los retrasos en los envíos y el temor persistente de visitar centros comerciales llenos de gente han elevado los niveles de estrés y escasez en la bonanza del comercio electrónico de este año.

Sin embargo, el comercio electrónico:

  • Creció 26 % en el 2020
  • Y se espera que aumente 17 % este año
  • Se anticipa que el último trimestre de 2021 alcanzará los USD $910,000 millones
  • Un incremento del 11 % respecto al año pasado

Este ambiente dinámico y complejo ofrece las condiciones perfectas para que los consumidores sean víctimas de engaños o compren productos que resulten no ser lo esperado.

Además, las oportunidades de cometer fraudes han aumentado porque los eventos comerciales iniciaron desde octubre para contrarrestar las inquietudes relacionadas con las cadenas de suministro y de logística.

Aumenta el fraude en el comercio electrónico

Adelantar la temporada, sin embargo, no es suficiente puesto que el problema del fraude se ha viralizado e impacta la confianza de los consumidores.

En este sentido, la región tiene a México – de nuevo – líder como líder con este problema:

  • En los primeros cinco meses de 2021 se recibieron más de 8.000 denuncias por fraudes cibernéticos
  • Esto superó en 89% las quejas recibidas en 2020
  • Y fue un 99% superior a 2019

Según datos de la Asociación Mexicana de Venta Online, durante el mes de noviembre

3 de cada 10 compradores realizaron por primera vez una compra en línea

No obstante, en muchos de estos casos estos nuevos consumidores digitales pueden ver vulnerar sus datos si alguna de estas compras no es realizada de manera correcta o en una tienda sin certificados de seguridad.

Veamos las medidas que los negocios deben promover para que los usuarios se protegan contra el fraude (on y off line) y el robo de identidad.

Consejo 1. Cambien sus hábitos de creación de contraseñas

Muchos de nosotros escribimos nuestras contraseñas en una libreta o en documento en línea.

Peor aún, algunos utilizamos las mismas tres contraseñas para casi todas nuestras cuentas en línea.

Una mejor manera de proteger las cuentas durante la temporada de fiestas: adoptar el nuevo hábito de utilizar un administrador de contraseñas.

Estos servicios sencillos y eficaces almacenan sus contraseñas en la nube para que puedan utilizarlas en cualquier lugar. Cuentan con altos niveles de seguridad y ustedes solo tienen que recordar una sola contraseña maestra combinada con la identificación biométrica de su teléfono o una OTP (contraseña de un solo uso) para acceder a todos sus datos.

Recuerden utilizar una contraseña única para cada una de sus cuentes, particularmente las importantes no solo las bancarias, sino también las de PayPal, Gmail y Amazon.

Consejo 2. Piensen antes de pulsar

Es la temporada de dar —durante una pandemia—, lo que multiplica las oportunidades de los delincuentes para intentar estafarlos.

Revisen dos veces antes de pulsar en un SMS o correo electrónico para confirmar que sea legítimo.

Observen el diseño, el texto, la ortografía y, desde luego, el enlace URL para verificar su autenticidad.

En el 2021 observamos un aumento gigantesco en estafas de entregas de paquetes.

Estos mensajes por lo general contienen un “enlace de seguimiento” al cual se les pide ingresar para actualizar sus preferencias de entrega y pago.

También podrían recibir un mensaje de voz con un número telefónico al cual devolver la llamada o un aviso de “entrega fallida” en la puerta de su casa con un número telefónico al que deben llamar.

Es muy fácil para los delincuentes crear sitios web idénticos a los de las compañías de mensajería y servicios postales para extraer información personal y de tarjetas de crédito que se utilizarán en operaciones fraudulentas.

Consejo 3. No compren de forma precipitada

Precipitarse a comprar en las circunstancias inusuales del COVID-19 dificulta distinguir una operación legítima de una estafa.

Los defraudadores utilizarán fotos e información negocios legítimos y crearán imitaciones de sitios web o cuentas en medios sociales para estafar a la gente.

El estafador seguramente les pedirá un anticipo por transferencia electrónica y pueden, incluso, presionarlos y persuadirlos diciéndoles que hay otro comprador a quien le venderán si no paga en ese momento.

Una vez enviado el anticipo, encontrarán maneras nuevas de pedir más dinero, como utilizar la pandemia del COVID-19 para decir que los costos de envío han aumentado debido a los cierres de carreteras interestatales, que necesitan comprar transportadoras especiales o cualquier otra excusa.

Por ejemplo, los australianos han perdido USD $2.5 millones en estafas por “compras” de mascotas este año. De ahí la importancia de investigar a los vendedores.

Busquen en Google el nombre de la persona, lean las reseñas de los clientes y realicen una búsqueda inversa de imágenes para ver si encuentran un sitio duplicado.

Insistan en conocer en persona al vendedor.

Recuerden que los defraudadores saben que, si infunden un sentido de urgencia, el comprador actuará de manera precipitada.

Si los presionan a realizar un pago inmediato, deténgase y reconsideren la situación.

Consejo 4. Desconfíen de las ofertas maravillosas

Si creen que han encontrado el último muñeco Yoda disponible, reciben consejos de inversiones lucrativas en acciones o criptomonedas o tienen la gran fortuna de encontrar una oferta fantástica de fin de año, necesitan detenerse y preguntarse si es demasiado bueno para ser cierto.

A todos nos gusta pensar que tuvimos suerte, pero más vale tomarse un momento y desconfiar.

La escasez es una táctica de persuasión que los vendedores legítimos utilizan, pero también los estafadores.

Recuerden que las estafas funcionan porque parecen legítimas y te toman por sorpresa cuando menos lo esperas.

Opten por tiendas legítimas y desconfíen de los vendedores nuevos que se anuncien en sus redes sociales.

Busquen en Google el nombre de la compañía y agreguen la palabra “quejas” para ver las opiniones de los consumidores.

Cuando compren en línea, tomen en cuenta el método de pago que suelen utilizar y si el proveedor ofrece alguna protección adicional — pagar con tarjeta de crédito, por ejemplo, generalmente permite recuperar las pérdidas por fraude —.

Consejo 5. Comuníquense directamente con su banco

Las estafas bancarias son una manera frecuente para que los delincuentes obtengan acceso a la información personal y financiera.

Si reciben una alerta de fraude de su banco por SMS no pulsen en los enlaces, incluso si el mensaje menciona actividad sospechosa en una cuenta personal.

Ingresen directamente al sitio o la aplicación móvil de su banco o tarjeta para asegurarse de que el aviso sea legítimo.

Toda comunicación con su banco o emisor de tarjeta de crédito debe ser directa.

Elibeth Eduardo G.

Periodista apasionada por la innovación, la tecnología y la creatividad. Editora de The Standard CIO y Factory Pyme para The HAP GROUP

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.