1

Trabajo virtual y la revolución en el mercado laboral

Cada vez son más las personas que deciden trabajar de manera independiente o de freelance. Según especialistas, el predominio del empleo clásico está terminando y se inicia una nueva etapa mixta, en la que conviven en una empresa trabajadores tradicionales y externos contratados como freelance, quienes utilizan como su principal recurso las tecnología.

Los freelancers o colaboradores independientes son, en su mayoría, trabajadores 3.0, modalidad de empleo basada en las plataformas de gestión de trabajo y negocios ofrecidas por las TICs, que se desarrollada exclusivamente en línea y permite el teletrabajo, trabajo a distancia o el conocido “home office”. Un estudio de la compañía de software Intuit, informó que para el 2020 el 40% de la población estadounidense serán trabajadores 3.0.

Esta modalidad aplica muy bien a las nuevas generaciones, quienes se caracterizan por su audaz uso de la tecnología y rechazo a los espacios cerrados de trabajo con horarios establecidos, por lo cual las áreas de recursos humanos deben de incluir dentro de sus estrategias la integración de trabajadores 3.0 a su plantilla laboral.

Pero, ¿cuáles son las ventajas que este tipo de contrataciones ofrece a las empresas?

Optimización de recursos
Las organizaciones se pueden ver beneficiadas al contratar personal por proyecto, aprovechar su alta especialización y evitar contrataciones innecesarias a lo largo del tiempo. Además, tendrán un ahorro en costos de infraestructura al no tener que alojar a todos los trabajadores en un mismo espacio físico.

Superación de las barreras geográficas
El trabajo 3.0 permite la expansión geográfica de una compañía sin necesidad de abrir sucursales con alto gasto de estructura, y se beneficiarán al contar con un recurso humano que opere con eficacia en cuestión de horas, sin inversiones en instalación y mantenimiento.

Incremento a la productividad
Los freelancers se caracterizan por trabajar desde su casa o en espacios físicos cercanos a ésta, por lo que ahorran tiempo y recursos en traslados y los aprovechan en actividades productivas para la empresa que los contrate.

Mayor flexibilidad
Las empresas experimentan esquemas de versatilidad al contratar a estos profesionistas, ya que no aplican formatos rígidos de trabajo, sino buscan resultados por objetivos.

Globalización de talento
Las empresas pueden verse beneficiadas de la contratación de talento sumamente especializado en cualquier parte del mundo. Esto implica un incremento en la calidad de oferta laboral que llega a la empresa.

Alta especialización
Todas las ventajas anteriores no serían valoradas si no se obtuviera a cambio un alto grado de especialización que caracterizan a los profesionistas independientes 3.0.

Es momento de valorar este tipo de esquemas. Lo fascinante del nuevo mundo del trabajo es que las partes se ven beneficiadas: por un lado ganan las empresas al poder acceder a talento local o global, con dinamismo, rapidez; y por otro, también ganan los empleados, ya que la modalidad independiente les permite, entre otras cosas, destacarse por su especialización y optimizar el manejo de su tiempo a la vez que desarrollar toda su creatividad.