1

Inversionistas en México se frenan, ¿será la corrupción?

Al cierre de 2014, la corrupción en México generó una pérdida de inversión cercana al 5 %, dejando de percibir cerca de mil millones de dólares por inversión extranjera directa debido a los índices de corrupción en el país, según datos del último estudio Semáforo Económico Nacional del observatorio México.

Protegerse para evitar ser vulnerables a este tipo de problemas es fundamental en México, pues los empresarios dejan de invertir en la medida que aumentan la percepción y los costos de la corrupción y además, la corrupción relacionada con los negocios le cuesta al país 1% del Producto Interno Bruto (PIB) cada año, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Hay una cantidad de inversionistas que son bastante cautelosos, que hacen estudios y evalúan los riesgos de cuál será el costo de mantener una estructura en el país considerando que deberá enfrentar temas como corrupción e inseguridad, pero no es suficiente, faltan más empresarios que se preocupen por este tipo de problemas. Si no quieren que las cifras mexicanas de fraudes sigan en aumento, las empresas tendrán que ser más agresivas al enfrentar el riesgo intensificado, pues hoy en día al menos 4 de cada 10 empresas no están dispuestas a blindarse y carecen de presupuesto para una infraestructura que les permita disminuir el riesgo de fraude”, destacó Brian Weihs, Director de Kroll México.

Ante este panorama, Kroll recomienda hacer una evaluación de los posibles riesgos mediante métodos de detección de fraude con controles corporativos, como auditorías, monitoreos, análisis e investigación de datos y transacciones sospechosas, así como uso de sistemas de denuncia. Además de asegurarse de conocer al personal contratado, como a proveedores y socios comerciales.

“La ética y los controles deben aplicarse a todos en la empresa y la mejor manera de asegurar que sean efectivos es con la adecuada capacitación del personal sobre el cumplimiento y los canales, para que cualquier falta de cumplimiento pueda ser detectada o reportada con confianza”, destacó el directivo.

Los riesgos de fraude pueden disminuir al promover actitudes éticas e impedir el uso indebido de los activos de la empresa, así como permitir la detección de la persona que evada los controles, incluyendo a aquellos de alto rango y poder en el directorio.

“Cuando surja cualquier sospecha de un acto de corrupción, investígalo a fondo, y si resulta verdadero, sanciónalo conforme a las políticas de la empresa y recurrir a las autoridades si es necesario. Eso demostrará a los colaboradores la intolerancia ante esas conductas”, destaca el experto en fraudes corporativos.

E México, el costo anual de la corrupción representa el doble de las ganancias que obtiene el crimen organizado y es superior a los dividendos que el país capta como producto de la extracción de petróleo crudo y gas cada año. Las empresas erogan hasta 10 % de sus ingresos en sobornos, de acuerdo al Foro Económico Mundial (FEM).

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *