1

Uso de la tecnología minimiza problema de inundaciones en Argentina

En Argentina las inundaciones generaron pérdidas por más de 3,4 millones de dólares en 13 años y es el desastre natural que más vidas humanas cobró y que además, ocasionó pérdidas económicas. Es aquí donde se ve la importancia del uso de la tecnología para prevenir desastres.

Pasada las lluvias, es clave analizar cómo estar mejor preparados para los desastres naturales.Un desastre natural genera un 30% más de probabilidades de que aflore un conflicto social violento en el área donde ocurre. Varias fuentes calculan que las últimas inundaciones afectaron a casi el 14% del territorio de la provincia de Buenos Aires.

“Si bien los desastres naturales no pueden evitarse, sí se puede trabajar en la preparación para enfrentarlos. La tecnología allana el camino para mejoras sin precedentes en el reconocimiento de la situación, tiempo de respuesta y toma de decisiones” comentó Pablo Orsei Country Manager de Motorola Solutions.

“En estos acontecimientos, la tecnología LTE y Seguridad Pública Inteligente pueden ayudar, ya que no se trata solamente de responder, sino de acceder simultáneamente a los datos para prevención y coordinar los equipos de trabajo. Al poder compartir hrramientas, integrar redes y aprovechar al máximo todos los datos a los que tienen acceso, los gobiernos locales pueden mejorar su capacidad de colaboración entre múltiples organismos y su eficiencia operativa”.

De esta manera la tecnología se anticipa, transformando los datos en información crucial, que es inteligencia que se utiliza en situaciones críticas. En minutos puede trasformar el caos en orden cuando las estructuras están llevadas al límite para evitar que un desastre natural se convierta en una catástrofe humana. Con la posibilidad de ofrecer interoperabilidad entre múltiples redes: se permite, por ejemplo, que un policía mantenga la comunicación con un bombero, personal de emergencias médicas o un funcionario, desde donde se encuentre e indistintamente de la red que tenga disponible en ese momento.

Las comunicaciones y la tecnología se vuelven fundamentales para coordinar las acciones de un equipo compuesto por diversos organismos (bomberos, defensa civil, fuerzas de seguridad local y nacional, fuerzas de armadas, servicio meteorológico y defensa civil, entre otras) y, sobre todo en los momentos posteriores a la inundación, es clave organizar la información y los recursos para tomar decisiones más rápidas y eficientes.

Proveer soluciones para el monitoreo y seguimiento de los ciudadanos afectados ayuda a optimizar el tiempo de respuesta para proteger a los más vulnerables. Frente a esto se puede decir que el uso creciente de la tecnología para la prevención y mitigación del impacto de los desastres naturales ha tenido un resultado positivo en la difusión de información sobre amenazas, vulnerabilidades, riesgos y la emisión de alertas.

La práctica en ejemplos

En caso de inundación, las posibilidades del uso de la tecnología LTE, al servicio de los organismos de seguridad y emergencias (para lo cual es necesario que cuenten con capacidades de datos dedicadas) permiten transmitir información desde los drones y del sistema de alertas meteorológica dando aviso de un aumento del caudal en un río que cruza una zona urbana.

El centro de control de tecnología detecta el alerta y envía un aviso de la situación a los equipos de defensa civil, policía, bomberos y a los servicios médicos de emergencia. También pone en alerta a las estaciones más cercanas al lugar y comparte información en tiempo real para coordinar mejor la respuesta de los múltiples organismos intervinientes. Los videos tomados por las cámaras de la zona permiten un rápido reconocimiento de la situación y mejoran la habilidad del centro de control para dirigir el personal y los equipos, ya que los mismos videos e información están disponibles para todos en tiempo real.

Adicionalmente, para activar los planes de emergencia y evacuación pre-configurados, el centro de control dirige la escena y localiza el personal de los organismos que intervienen. El equipo de emergencias médicas manda un helicóptero preparado con equipos de asistencia médica para las víctimas y usando nuevas técnicas de rastreo los envía a los hospitales locales.

La policía y el personal de servicios públicos desvían el tráfico de la zona, de esta forma las rutas y caminos se vacían rápidamente para liberar las zonas afectadas. La evacuación de los damnificados es controlada por el lector de huellas digitales, mientras las víctimas son identificadas y registradas en una base de datos. Proteger vidas requiere de una respuesta coordinada que permita actuar en tiempo real para brindar información vital a los primeros en llegar a la zona.

El éxito o fracaso de una operación de emergencia está directamente relacionado con la capacidad de comunicación (datos, voz e imagen) entre los organismos involucrados. Es aquí donde las comunicaciones no pueden fallar.

Adolfo Manaure

Entusiasta seguidor de la tecnología y las innovaciones que cambian el mundo. Director Editorial y COO en The HAP Group.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *